Día Mundial de la Paz y la no violencia

Hace ya más de 60 años, se escogió este día como recuerdo a Mahatma Gandhi, el gran defensor de la no violencia, y quien murió un 30 de enero. Por ello, y para que no caiga en el olvido, que en la escuela celebramos con los niños este día de una manera lúdica y educativa, haciéndoles tomar conciencia de los grandes valores que supone una convivencia pacífica y respetuosa con sus iguales y adultos que forman parte de su entorno.

Gandhi amaba la paz y quería llevarla a su pueblo. Practicó la política de la no violencia y con ella consiguió la independencia de su país, la victoria. Pero esto fue así porque Gandhi conocía la paz, porque en su interior existía la paz. Él vivía ese estado superior y sentía la necesidad de transmitirlo a los demás. La paz, por tanto, no es un objetivo, sino una consecuencia. No se puede imponer la paz, ni tampoco tratar de mantenerla mediante tratados, palabras, promesas, ni, mucho menos, mediante la fuerza. Está claro que no se consigue. La paz es la consecuencia de haber comprendido la unidad perfecta de Uno con toda su creación, y de toda la creación con el Uno. La vivencia interna de la paz emana de la comprensión de la Ley Superior, y de cómo ésta actúa en todas las vidas, en todas las criaturas. quien no ha llegado a ese estado de conciencia no solamente no puede comprender la paz, sino que necesita el conflicto, la lucha, la guerra. La historia de la humanidad es un largo camino recorrido a través de conflictos, guerras, dolor, sufrimiento. La paz siempre fue un sueño, una utopía. siempre existió alguna guerra, y los que más hablan de paz, muchas veces son los que alientan las guerras. Hay conflicto en el interior de cada ser humano, en cada casa, en cada empresa, en cada nación. Hay conflicto porque el hombre aún lo necesita, aún lo busca. Mientras, la paz espera, más allá del ruido, de las prisas, de la competencia, de los intereses, de los egoísmos. Espera, sencilla y humilde, para ser descubierta por los buscadores de Sueño, por los que saben en su interior que todos somos uno y que la perfecta unidad de todos nos conducirá a la profundidad del Sueño, donde el Soñador espera para mostrar sus planes, para compartir su sueño. Quien conquista la paz, sabe que son necesarios los mundos del conflicto, pero viven en ellos sin ser afectado por sus convulsiones, por sus métodos. Por eso Gandhi decía que estaba dispuesto a morir, pero no a matar. Él mostró al mundo cómo se podía manejar la energía de la paz a través de la unidad y de la no violencia. Muchos le siguen pero ninguno le imita, sencillamente porque ninguno conoce la paz en su interior. 

Mediante este escrito queremos dar a conocer el origen y el motivo de la celebración de este Día Mundial de la Paz, además de destacar la importancia de su tratamiento desde edades tempranas y en el ámbito escolar. La normativa vigente que regula los contenidos educativos del primer ciclo de la Educación Infantil, especifica que uno de ellos debe ser la convivencia con los demás. Por tanto, valores como la tolerancia, la solidaridad, el respeto hacia los demás y la no violencia, merecen ser tratados y sonados de forma especial en un día como hoy, aunque, por supuesto, siempre sean trabajados de manera transversal a lo largo de las jornadas escolares. 

No debemos olvidar que los niños y niñas de hoy serán los hombres y mujeres de mañana, y sobre los que recaerá el gran peso del mundo. Por ello, tanto centros educativos, como docentes y familias, debemos trabajar con ellos la toma de conciencia sobre la importancia de promover una cultura de paz. Tal y como dijo una gran pedagoga de la educación, y por la que en Little Jungle nos guiamos en nuestro método de trabajo, "Siembra en los niños ideas buenas aunque no las entiendan..., los años se encargarán de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas crecer en su corazón", María Montessori. 

Educar siempre sobre la base del amor y el respeto; ¡la Paz está en nuestras manos!

0 0
Feed